Sin categoría

Boletín Informativo FEB’24

Vivir Bien con Insuficiencia Renal.

¿Quiénes se ven afectados por la insuficiencia renal?

Cualquier persona puede tener insuficiencia renal, independiente de quién sea, dónde viva, cuántos años tenga o qué tipo de trabajo realice.

La insuficiencia renal implica muchos aspectos para manejar. Requiere cambios en el estilo de vida, no solo para usted, sino para toda su familia. A usted y su familia les puede resultar útil compartir sus inquietudes y preguntas con las personas que le ofrecen apoyo. Esto puede incluir integrantes de su equipo de atención médica, como también su familia, sus amigos y otras personas en las que usted confía.

Sin categoría

Boletín Informativo ENE’24

Importancia del ejercicio físico para pacientes renales con ERC.

La enfermedad renal crónica (ERC) supone una pérdida de calidad de vida para el paciente, ya que produce una progresiva disminución de su autonomía y capacidad funcional, entre otras cosas.

Los pacientes renales, muchas veces tienden a llevar un estilo de vida más sedentario y terminan perdiendo gran parte de su masa muscular. Además, la enfermedad renal crónica suele desencadenar en patologías músculo-esqueléticas como son la sarcopenia, y la osteodistrofia renal.

Para combatir el desarrollo de este tipo de enfermedades, así como el deterioro de la masa muscular del paciente, los profesionales recomiendan mantener una rutina de actividad física semanal a los pacientes con enfermedad renal crónica.

Sin categoría

Boletín Informativo Diciembre

Hábitos Saludables para tu Vida.

Nunca es tarde para empezar; tengamos o no una enfermedad o algo que condicione nuestra salud, es posible llevar una buena calidad de vida. Todos queremos vivir bien, y podemos vivir bien llevando pauta de buenos hábitos, y así, dedicarnos a hacer todo lo que nos gusta. Parecerá difícil, pero no lo es; dedicación, paciencia y disciplina es lo que necesitamos.

Boletín Informativo Noviembre

Los tipos de Enfermedad Renal.

Los riñones son órganos vitales que depuran de la sangre el líquido y los desechos. Sin ellos no podríamos vivir. Las enfermedades que reducen la capacidad de los riñones para depurar la sangre pueden afectar solo los riñones o perjudicar también a otras partes del organismo. Estos trastornos médicos pueden causar enfermedad renal crónica o falla renal.

Boletín Informativo Septiembre

Ser cuidador de un paciente.

Cuidar de una persona con enfermedad renal crónica (ERC) puede ser una experiencia muy difícil y, al mismo tiempo, muy gratificante. Seguramente sienta ansiedad al ver a su ser querido enfermo o le preocupe no poder ofrecerle toda la ayuda y el apoyo que necesita.

Esto es normal. Pero recuerde que usted también tiene que cuidarse y que su salud es igual de importante. Entender el efecto que tendrá esta experiencia, los diversos requisitos del tratamiento y las nuevas rutinas a las que deberá adaptarse le prepararán para enfrentarse a los desafíos y les permitirá, tanto a usted como a su ser querido, vivir sus vidas al máximo.

Sin categoría

Boletín Informativo Agosto

Enfermedad renal crónica: Medicamentos que debe evitar.

Muchos medicamentos pueden afectar el funcionamiento de los riñones y causar daño renal. Y si no le funcionan bien los riñones, los medicamentos se pueden acumular en su organismo. Si tiene enfermedad renal crónica, el médico podría recomendarle que siga tomando un medicamento, pero podría cambiarle la cantidad que toma. O usted podría cambiar a un medicamento diferente. No deje de tomar medicamentos recetados sin hablar primero con su médico.

Sin categoría

Boletín Informativo Julio

Empezar en Hemodiálisis no es el fin: ¡Es un nuevo estilo de vida!

La Hemodiálisis es la terapia más común para tratar la insuficiencia renal crónica. La hemodiálisis utiliza un “riñón artificial”, llamado dializador, y una máquina, durante el tratamiento, parte de tu sangre se conduce hacia el dializador a través de un sistema de líneas estériles. La cantidad de sangre que estará fuera de tu cuerpo es el equivalente a 25O-300 ml. Un adulto promedio tiene entre 4 y 5 litros de sangre en el cuerpo y puede tolerar fácilmente esta pequeña cantidad fuera de su organismo.